Una nueva investigación encuentra el factor de conexión entre las personas y la música

Música y Cerebro

Los neurocientíficos destacan las funciones cerebrales que contribuyen a la conexión social a través de la música

La música es una herramienta que ha acompañado nuestro viaje evolutivo y ha proporcionado una sensación de comodidad y conexión social durante milenios. Una nueva investigación publicada hoy en el American Psychologist proporciona una comprensión neurocientífica de la conexión social con un nuevo mapa del cerebro al reproducir música.

Un equipo de neurocientíficos sociales de la Universidad Bar-Ilan y la Universidad de Chicago presentó un modelo del cerebro que arroja luz sobre las funciones sociales y los mecanismos cerebrales que subyacen a las adaptaciones musicales utilizadas para la conexión humana. El modelo es único porque se centra en lo que sucede en el cerebro cuando las personas hacen música juntas, en lugar de cuando escuchan música individualmente.

La investigación se inspiró en los esfuerzos creativos de personas de todo el mundo para reproducir juntos la creación musical mientras se distanciaban socialmente durante la pandemia de COVID-19. Esto incluyó a personas cantando canciones al unísono de balcón en balcón, cantando en grupo en plataformas de videoconferencia como Zoom y conciertos en vivo en la sala de estar de gente como Yo-Yo Ma, Chris Martin de Coldplay y Norah Jones.

El equipo fusionó los últimos avances en neurociencia social y el campo de la música, incluida la teoría evolutiva. Sintetizaron estos avances y destacaron cinco funciones y mecanismos clave del cerebro que contribuyen a la conexión social a través de la música.

Estos son (1) circuitos de empatía, (2) secreción de oxitocina, (3) recompensa y motivación, incluida la liberación de dopamina, (4) estructuras del lenguaje y (5) cortisol. Estas cinco funciones y mecanismos involucran al menos 12 regiones cerebrales importantes y dos vías que se mapean aquí.

La empatía nos ayuda a sintonizarnos con cómo piensan y sienten otras personas, y se puede mejorar mediante la coordinación musical interpersonal.

La oxitocina a veces se llama la “hormona del amor” porque contribuye a nuestra sensación de sentirnos socialmente vinculados con los demás. Se oculta cuando la gente canta junta, incluso cuando el canto es improvisado.

La dopamina es un neurotransmisor que produce una sensación de placer y se libera durante la anticipación y expectativa musical, y es fundamental para nuestro sentido de recompensa y motivación.

Las estructuras del lenguaje en el cerebro están involucradas en un diálogo musical de ida y vuelta (a veces denominado “llamada” y “respuesta”).

El cortisol es una hormona que contribuye al estrés, pero disminuye en el cerebro cuando las personas cantan juntas y cuando escuchan música juntas en grupos.

La investigación proporciona las bases para un campo emergente llamado “neurociencia social de la música”, que se basa en la neurociencia cognitiva previamente establecida de la música que se centra principalmente en escuchar música.

Los autores dicen que una mejor comprensión de la neurociencia social de la música puede jugar un papel importante para ayudar a mejorar los lazos sociales en todo el mundo, particularmente en culturas que están en conflicto. Concluyen que la música es una herramienta poderosa que puede unir a las personas, promover la empatía y la comunicación y curar las divisiones sociales. Dicen que una mejor comprensión científica de cómo la música proporciona conexiones sociales de cerebro a cerebro ayuda a resaltar que la música no es un mero entretenimiento, sino que es una característica central de la existencia humana con importantes implicaciones sociales.

El Dr. David Greenberg, quien dirigió la investigación, es neurocientífico social, músico profesional y becario postdoctoral Zuckerman en la Universidad Bar-Ilan en Israel. Dice: “La música nos conecta con nuestra humanidad. A través de la neurociencia social, podemos descubrir que nuestro sentido de conexión social no es solo subjetivo, sino que tiene sus raíces en importantes mecanismos cerebrales. Especialmente en un momento en el que hay tanta división social en todo el mundo, necesitamos encontrar nuevas formas de tender puentes entre culturas en conflicto. La música es una de esas formas. Esperamos que nuestra investigación conduzca a más programas de base como la West-Eastern Divan Orchestra y el Jerusalem Youth Chorus, que unen a personas de diferentes culturas a través de la música ”.

La Dra. Ilanit Gordon, profesora asociada del Departamento de Psicología y directora del Laboratorio de Neurociencia Social del Centro Multidisciplinario de Investigación del Cerebro Gonda (Goldschmied) en Bar-Ilan, dice: “La sociabilidad humana está arraigada en nuestra estructura biológica. A través de la música podemos conectarnos e interactuar con otros, y mediante la exploración científica de la base neurobiológica de la música, podemos ampliar nuestra comprensión de los principales problemas de la neurociencia social “.

Jean Decety, Profesora de Servicio Distinguido Irving B. Harris en Psicología y Psiquiatría, y Directora de Neurosuite Infantil en la Universidad de Chicago, dice: “La música es una parte fundamental de nuestra evolución, permitiendo expresiones únicas de lazos sociales. Puede fortalecer la cohesión y la confianza mutua entre las personas al señalar valores compartidos. Es fascinante comprender los mecanismos neurobiológicos de la música “.